Síguenos en FacebookSeparador de redes

Es poco lo que se escribe, habla y pública (fuera de los foros médico – científicos) sobre la andropausia o climaterio masculino. ¿Por qué? Es una  etapa natural de la vida, que afecta en mayor o menor grado a la mayoría de los hombres por encima de los 45 a 50 años y está en relación directa con una deficiencia parcial de la testosterona.

La menopausia es una realidad aceptada socialmente, no es penosa ni vergonzante, es previsible y manejable y también tiene sus ventajas. ¿Por qué no es así en el mundo masculino? ¿es que todavía impera el concepto clásico de virilidad?.

En mi ejercicio profesional diario es muy poco frecuente que un hombre pregunte de forma natural sobre esta etapa y cuando les pregunto acerca del tema, hablan abiertamente, con necesidad. Es más abierto a este dialogo el colectivo gay pero quizás forzado por la presión del culto al cuerpo y la valoración de la juventud a la que no escapa en su globalidad la sociedad occidental actual.

La andropausia o ADAM (Deficiencia androgénica del hombre adulto), tiene manifestaciones físicas, psíquicas y cognitivas.

Entre las físicas encontramos disminución de la masa muscular y de la matriz ósea, aumento de la grasa abdominal e intravisceral, cambios en la piel y el cabello, volviéndose la piel seca y arrugada, disminución del área sexual: disminución de la libido, disfunción eréctil, disminución del mantenimiento de la erección, disminución de la cantidad de semen en la eyaculación, aumento del tiempo refractario, disminución de la calidad del semen sin que desaparezca la capacidad de reproducción, disminución de la erecciones nocturnas, disminución de las fantasías sexuales, sofocos, sudoración y taquicardia. Estas manifestaciones son las consultadas con mayor frecuencia. Todos estos cambios son muy sutiles y no de aparición brusca pero no pasan desapercibidos.

En las manifestaciones psíquicas y cognitivas: disminución de la sensación de vitalidad, irritabilidad, cambios de carácter, tristeza, apatía, baja autoestima, disminución de la concentración intelectual, pérdida de memoria.

En la andropausia influyen el estilo de vida del hombre, siendo más tardía en los que han vivido sin fumar, sin ingerir demasiado alcohol, no han utilizado drogas, ha realizado ejercicio y ha llevado un alimentación sana, pero también es importante tratar esta fase de la vida si sus síntomas son excesivos o dan una mala calidad de vida al paciente.

Hay que recordar que la toma de fármacos, como son los antidepresivos, antihipertensivos, tratamientos para la próstata pueden aumentar los síntomas del área sexual. En los pacientes diabéticos, cardiovasculares, renales y hepáticos la andropausia es mucho más acentuada. El estrés de nuestra vida actual está acentuando la aparición precoz de la andropausia.

¿Qué terapias podemos aplicar en la andropausia? Actualmente, casi todo el tratamiento en el hombre se centra en dar potencia sexual y controlar la disfunción eréctil (viagra, cialis, etc) e incluso ha aparecido nuevos medicamentos de efecto más rápido e intenso y sin aumentar los efectos secundarios. Pero en el proceso de envejecimiento, están implicadas hormonas además de la testosterona, que si son reconocidas en su déficit y reemplazadas podemos dar tratamientos globales de mejora en todas las áreas sin necesidad de recurrir a fármacos nombrados anteriormente que no pueden ser administrados en todos  los pacientes. El reemplazo hormonal dela DHEA suprarrenal precursora de la testosterona da unos resultados excelentes en la sintomatología de la andropausia. La asociación de esta con arginina incrementa la potencia sexual. La normalización de la hormona del crecimiento, si esta está disminuida con respecto a la edad permite mejorar la matriz ósea, la masa  muscular y la desaparición de la grasa abdominal e intravisceral, siempre bajo prescripción médica. El control de la insulinemia es fundamental para la disminución de la grasa visceral, mejoría de las arterias, incluidos los vasos arteriales y venosos del área genital masculina.

La terapia sustitutiva hormonal debe ser valorada en cada caso dependiendo de los síntomas que el paciente está presentando y hay que valorarla en riesgo / beneficio. Está contraindicada en cáncer de mama, de próstata y en adenoma de próstata. Empezamos a aplicarla cuando el nivel de testosterona total es inferior a 300 ngr/dl. En nuestra Clínica utilizamos HORMONAS NATURALES, no sintéticas, que disminuyen el riesgo y son eliminadas con facilidad por el organismo. Proceden de plantas como el ñame y el tan y son manufacturadas de forma natural en Alemania y Estados Unidos. Su aplicación es transdérmica y con resultados espectaculares.

A cada paciente se le aplica el tratamiento más aconsejado en función de su biografía sus analíticas y sintomatología que presenta. Queremos dar más vida a los años de forma natural. Hacerse mayor reporta grandes beneficios en la sabiduría y en la percepción de la vida. Sentirse viejo es opcional.

Contacto Clínica Dra. Teresa Añón Marín

Dirección: Av/ Jacinto Benavente, 19 Bajo - 46005 Valencia - España

Teléfono: 96 333 40 43

Email: info@ima-valencia.com

Facebook: www.facebook.com/Clinica.Dra.Teresa.Anyon.Marin